Menú idiomas
Momería

«... et dançaron a la española»: Juana I de Castilla y la creación de un estilo

La afición de la reina Juana I de Castilla por la música y la danza le fue inculcada por su madre Isabel I desde muy temprana edad. Las crónicas que nos transmiten los acontecimientos más importantes de la vida pública y privada de Juana frecuentemente mencionan los momentos en que la soberana se deleitaba con la música y la danza.

En 1506 Juana vuelve a España tras haber pasado diez años de su vida en tierras flamencas. Allí habría llevado consigo un modo particular de danzar, aprendido en Castilla y difundido por los Países Bajos, al que las crónicas se refieren como «a la española». La situación política y emocional en que por esos días se ve involucrada la reina no le permite ya poder practicar la danza y su única distracción será la música de su Capilla personal.